¿QUÉ ES EL SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO?

El Síndrome del Edificio Enfermo (SEE) o Sick Buildings Sindrome (SBS), surge a principios de la década de los setenta, cuando se empezaron a publicar estudios que hacían referencia a las enfermedades que comúnmente sufrían personas que trabajaban en edificios de oficinas: cefaleas, irritación de mucosas, sensación de fatiga, entre otros.

INICIO DEL CONCEPTO 

El concepto de ¿QUÉ ES EL SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO? no es hasta el año 1982 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo reconoce oficialmente, definiéndolo como “conjunto de molestias y enfermedades ocasionadas por la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las cargas iónicas y electromagnéticas que un edificio causa en sus ocupantes y cuyo origen está en el mal estado del edificio”.

También considera las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bioaerosoles, entre otros agentes causantes. Estos producen en al menos un 20% de los habitantes un conjunto de síntomas sin que sus causas estén bien definidas.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO?

CARACTERÍSTICAS DE UN EDIFICIO ENFERMO

Normalmente para ningún edificio debe considerarse como evidente su pertenencia a la categoría de edificio enfermo, sin embargo, en la práctica, estos edificios tienen, según La OMS, una serie de características comunes:

  • Ubicación del edificio en una zona de elevada contaminación ambiental.
  • Se caracterizan por ser edificios herméticos en los que, por ejemplo, las ventanas no pueden abrirse
  • Sistema de ventilación forzada que por lo general es común a todo el edificio o a amplios sectores. Algunos edificios tienen la localización de las tomas de renovación de aire en lugares inadecuados mientras que otros usan intercambiadores de calor que transfieren los contaminantes desde el aire de retorno al aire de suministro.
  • Recirculación parcial del aire.
  • Sistema de ventilación inexistente o ineficaz provocando un insuficiente suministro de aire libre de impurezas.
  • Materiales de construcción de baja calidad, suelos, paredes y otros elementos con recubrimiento textil.
  • Poseen sistemas de climatización de poca precisión que dificulta el control zonal de temperatura y practican el ahorro energético, por lo que se mantienen relativamente calientes con un ambiente térmico homogéneo
  • Diferencias de presión entre espacios, originando corrientes de aire y cambios en las condiciones termo higrométricas.

AÑOS DE EXPERIENCIA

SERVICIOS EXITOSOS

Tipos de edificios enfermos

Se calcula que alrededor del 30% de los edificios de oficinas podrían estar afectados por el Síndrome del Edificio Enfermo.

1

Edificio temporalmente enfermo

Se trata de un edificio nuevo o recién renovado en el que los síntomas del SEE van disminuyendo y acaban desapareciendo al cabo del tiempo. Suelen ser provocados por las emisiones de VOCs generadas por los recubrimientos de paredes, suelos y materiales de construcción.

2

Edificio permanentemente enfermo

En este caso los síntomas siguen apareciendo durante años. Suelen estar asociados a deficiencias de las instalaciones fijas como por ejemplo ventilación o iluminación. También pueden estar relacionados con emisiones del material de construcción como es el caso del gas radón, emitido por el granito.

Causas del Síndrome del Edificio Enfermo

Hay muy pocos estudios que puedan ofrecer pistas sobre las causas exactas que provocan este Síndrome del Edificio Enfermo. Las causas, no siempre evidentes, están relacionadas con agentes químicos, físicos, biológicos y ergonómicos, con frecuencia relacionados con la estructura, distribución, instalaciones y equipamiento del edificio.

La tendencia actual en arquitectura es a crear estructuras herméticas, aisladas del exterior y sin ventilación y tiene muy poco en cuenta los criterios ecológicos a la hora de construir los edificios.

La cantidad de polvo del ambiente dependerá de la ventilación, de la limpieza, de la presencia de humo de tabaco. El caso de los productos químicos resulta llamativo: apenas se conocen los efectos que puede provocar en la salud su mezcla.

En resumen, la mezcla de varios factores como electricidad estática, mala ventilación, baja humedad relativa y el uso de mobiliario metálico influyen en la aparición de este síndrome de una u otra manera.

En el caso de los llamados “edificios inteligentes” sacrifican la ventilación adecuada por conceptos como confort, tecnología o ahorro de energía, pero esto junto con otros factores como ordenadores, impresoras, fotocopiadoras, etc.  generan efectos que perjudican la salud. Si a todo esto se suma el CO2 de los pobladores del edificio y los materiales utilizados tanto en la construcción como en la decoración (aislantes, amianto, radón, asbesto, pegamentos, maderas manufacturadas, pesticidas, productos de limpieza…) el problema puede ser aún mayor.

Síntomas y diagnóstico

La sintomatología para observar y diagnosticar un edificio enfermo es muy variada, pudiendo llegar a ser compleja, ya que suele ser el resultado de la combinación de distintos efectos. Los síntomas más significativos podrían ser:

SINTOMAS DE UN EDIFICIO ENFERMO MACROFILTER

CAUSAS

  • Olores
  • Iones
  • Iluminación
  • Ruido
  • Vibraciones
  • Ambiente térmico
  • Humedad Relativa
  • Ventilación
  • Factores Psicosociales

SÍNTOMAS

  • Irritaciones de ojos, nariz y garganta.
  • Sensación de sequedad en membranas mucosas y piel.
  • Ronquera.
  • Elevada incidencia de infecciones respiratorias y resfriados.
  • Respiración dificultosa.
  • Eritemas (Erupciones cutáneas).
  • Comezón.
  • Hipersensibilidades inespecíficas.
  • Náuseas, mareos y vértigos.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga mental, irritación, letargia
  • Ira o ansiedad

SOLUCIONES

  1. Primera fase. Investigación inicial del edificio y planteamiento del problema
  2. Segunda fase. Medidas de inspección y guía
  3. Tercera fase. Medidas de ventilación, indicadores de clima y otros factores implicados
  4. Cuarta fase. Examen médico e investigaciones asociadas, muestreo y análisis de contaminantes ambientales.

 

Posibles factores de riesgo

TABLA DE CONTAMINANTES MAXIMOS EN AMBIENTES INTERNOS

AÑOS DE EXPERIENCIA

SERVICIOS EXITOSOS

1

CONTAMINANTES AMBIENTALES

El número de posibles contaminantes es enorme ya que pueden tener muy diversos orígenes. Los propios ocupantes del edificio pueden ser una de las fuentes más importantes ya que el ser humano produce de forma natural dióxido de carbono (CO2), vapor de agua, partículas y aerosoles biológicos, siendo a la vez responsable de la presencia de otros contaminantes entre los que destaca el humo de tabaco que en sí contiene más de 3000 compuestos, entre ellos, monóxido de carbono (CO), aldehídos, óxidos de nitrógeno, metales, etc.

La OMS en unas Guías para el establecimiento de la Calidad del Aire recomienda unos valores para proteger la salud pública para 28 sustancias, algunas de las más significativas para el SEE

MIRA LA TABLA DE CONTAMINANTES MAXIMOS EN AMBIENTES INTERNOS

Más información y detalles: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/69478/WHO_SDE_PHE_OEH_06.02_spa.pdf;jsessionid=1F8EF4873F57861002DD14872C537AA7?sequence=1

2

El CO2

Aunque oficialmente, no consideran el CO2 como un contaminante dado su origen humano, se usa como indicador de la calidad del aire interior para establecer el correcto funcionamiento de los sistemas de ventilación; el estándar ASHRAE 62-1989 de la American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers, recomienda un límite de 1000 ppm para satisfacer criterios de confort.

Este mismo estándar sugiere, para aquellos contaminantes químicos que no tienen establecido un valor de referencia propio, una concentración de 1/10 del valor recomendado (TLV) para ambientes industriales por la American Conference of Governmental Industrial Hygienists (ACGIH).

3

OLORES

Algunos gases y vapores ocasionan disconfort sensorial debido a olores e irritaciones que pueden producir ansiedad y estrés, especialmente cuando sus fuentes no están identificadas. Recientemente se han definido dos nuevas unidades para cuantizar fuentes de contaminación y niveles de contaminación tal como los percibe el ser humano:

  • Olf- es el total de contaminantes (bioefluentes) aportados al aire por una persona estándar. Cualquier otra fuente se cuantizará como el número de personas estándar (olfs) necesarios para generar la misma insatisfacción que ella
  • Decipol- es la contaminación ambiental generada por una persona estándar (un olf), ventilada por 10 L/seg. de aire no contaminado.

4

iones

Algunos autores defienden la hipótesis de que la ausencia de iones negativos en un ambiente cerrado puede ser el origen de un SEE. No existe sin embargo evidencia de que la utilización de generadores de iones tenga beneficios totalmente demostrables.

5

AMBIENTE TERMICO

Se han desarrollado varios estándares sobre este tema. El más aceptado son el conjunto de las normas de confort térmico recomendadas en ISO 7730-1984 que establece un intervalo, óptimo de temperaturas (aire, radiante y simetría radiante) y condiciones para personas con diferentes intervalos metabólicos y usando diferentes ropas.

Los valores recomendados son:

  • Temperatura operativa del aire: 22 ºC ±2 ºC para invierno y 24,5 ºC ±1,5 ºC para verano.
  • Diferencia vertical de temperatura del aire entre 1, 1 m y 0,1 metros (cabeza y tobillo) inferior a 3 º
  • Temperatura de superficie de suelo entre 19 ºC y 26 ºC (29 ºC para sistemas de calefacción por suelo).
  • Velocidad media del aire inferior a 0,15 m/seg. en invierno y 0,25 m/seg. en verano.
  • Asimetría de temperatura radiante debida a planos verticales (ventanas, etc.) inferior a 10 º

Asimetría de temperatura radiante debida a planos horizontales (techos, etc.) inferior a 5 ºC

6

HUMEDAD RELATIVA

Los procesos de humidificación causan serios problemas y han de ser vigilados cuidadosamente ya que niveles muy altos de humedad, por ejemplo >70%, favorecen el incremento de hongos y otros contaminantes microbiológicos mientras que niveles inferiores al 30% ocasionan sequedad en las membranas mucosas. No existe acuerdo sobre cuál es el intervalo ideal de humedad relativa, aunque el más generalizado se fija entre el 20 y el 60% (preferiblemente del 30 al 50%).

7

ILUMINACION

Un nivel de iluminación bajo, un contraste insuficiente, los brillos excesivos y los destellos pueden se causa de stress visual generador de irritación de ojos y dolores de cabeza. El uso prolongado de pantallas de visualización de datos (PVD) requiere una iluminación particularmente bien diseñada. Según las diferentes tareas visuales puede recomendarse para trabajos de oficina 500-1000 lux y para trabajos con PVD 150-300 lux en pantalla y 500 lux en teclado y documentos.

8

RUIDO

Conviene mantener los niveles de presión sonora en los límites de 60-70 dB(A) recomendados como confortables ya que valores superiores pueden producir fatiga. Sin embargo, la naturaleza del ruido es un factor importante. Así los infrasonidos, los ruidos de baja frecuencia y los tonos puros puede causar irritabilidad y molestias. La Norma ISO 1966.2-1987 hace referencia a esta problemática.

len estar asociados a deficiencias de las instalaciones fijas como por ejemplo ventilación o iluminación. También pueden estar relacionados con emisiones del material de construcción como es el caso del gas radón, emitido por el granito.

9

VIBRACIONES

Las vibraciones producidas en las cercanías de un edificio o debidas a máquinas instaladas en el mismo también pueden afectar.

Sobre este tema se han efectuado numerosos estudios que han llevado al establecimiento de las correspondientes Normas. (ISO 2631.1 y 2631.3-1985)

10

VENTILACIÓN

Una ventilación insuficiente es una de las causas más frecuentes de SEE. Normativa sobre aportes mínimos de aire existen en muchos países, pero varían de unos a otros, así como entre zonas de no fumadores y de fumadores (intervalo entre 2,5 – 20 litros por segundo y por persona).

La International Energy Agency (IEA) indica que un aporte de aproximadamente 8 litros por segundo (cerca de 30 M3 /h) por persona (actividad sedentaria) será adecuada para extraerlos bioefluentes humanos (olores) en áreas de no fumadores. El aporte de aire fresco debe ser mayor en zona de fumadores.

Por su parte el estándar ASHRAE 62-1989 propone aportes mínimos de aire fresco para obtener una calidad aceptable de aire interior. Estos pretenden mantener el CO2 y otros contaminantes dentro de un adecuado margen de seguridad en función de una variabilidad en el tipo de espacios interiores, presuponiendo en la mayoría de los casos que la contaminación producida es proporcional al número de personas que los ocupan. Así para una oficina se recomienda un aporte mínimo por persona de 10 L/seg.   (cerca de 35 m3 /h) y para una sala de fumadores este valor debe aumentarse hasta 30 L/seg. por persona.

La ventilación en sí no debiera ser causa de problemas adicionales, sin embargo, hay que cuidar el mantenimiento y limpieza de los equipos de ventilación y evitar recirculaciones de aire que puedan introducir nuevos contaminantes.

11

Factores psicosociales

Los factores psicosociales pueden desempeñar un papel importante aumentando el estrés del personal. La organización del trabajo, la insatisfacción en general, el tiempo de trabajo, el contenido de la tarea, la comunicación y relación, etc. pueden afectar haciendo a la gente más influenciable por los factores ambientales.

LA CLAVE ES LA VENTILACIÓN

  • En cumplimiento de los caudales y niveles de filtración exigidos por el RITE instalar de un sistema de ventilación bien dimensionado que garantice un adecuado aporte de aire exterior.
  • Medidas de atenuación acústica si los conductos de ventilación emiten mucho ruido,
  • Garantizar el barrido de contaminantes mediante una apropiada distribución de las rejillas y difusores de aportación y extracción de aire, al mismo tiempo que se evitan las corrientes de aire de acuerdo con lo establecido en el RD-486.
  • Revisión permanente de los sistemas de ventilación y recambio de filtros adecuados y oportuno.
  • El mantener una buena Calidad del Aire Interior también requiere una cuidadosa administración de las actividades de limpieza, de control de insectos y de ingeniería o mantenimiento del edificio por parte del contratista.
  • El aumentar el suministro de aire exterior para satisfacer los criterios de ASHRAE 62-2001, normalmente, no es ni difícil ni prohibitivamente caro
  • Utilización de equipos de tratamiento de aire y recuperadores de calor con elevado grado de estanqueidad que eviten la contaminación cruzada del aire.
  • Garantizar un óptimo confort térmico, así como un apropiado caudal de ventilación en todas las zonas del edificio mediante la zonificación del sistema de ventilación y climatización.
  • Ubicar las tomas del aire exterior orientadas hacia las zonas con menor contaminación ambiental, evitando por ejemplo orientarlas hacia grandes avenidas y apostando por orientarlas hacia zonas verdes si es posible.
  • En el caso de edificios ubicados en zonas con elevada contaminación ambiental, integración en el sistema de ventilación de etapas de filtración y purificación del aire.
CALIFICACIÓN DE SISTEMAS HVAC

En Macrofilter® contamos con expertos comerciales y técnicos que ayudarán a que tu sistema de filtración sea más efectivo, CONTÁCTANOS y te daremos una asesoría totalmente gratuita.

ngs and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

NUESTROS PRODUCTOS

× ¿Cómo podemos ayudarte?